Escribir y publicar un caso clínico

Escribir y publicar un caso clínico

Casos Clínicos, Notas Clínicas, Planes de cuidados o Imágenes Clínicas de Interés

Todo trabajo académico o científico (en adelante nos referiremos a él como “capítulo”), que se precie de tener un carácter serio y esclarecedor debe planearse con cuidado, siguiendo unas pautas metodológicas imprescindibles. Para lograr este objetivo desde ayudapublicar.com proponemos los siguientes pasos: 

  • Plantearnos sobre qué tema queremos hablar en el capítulo. 
  • Buscar información sobre este tema y clasificarla, jerarquizarla y seleccionar la más importante, descartando el material que no nos sirva.
  • Ordenar el material seleccionado siguiendo una secuencia lógica.
  • Comenzar la redacción.

Para ayudar el autor a realizar este tipo de trabajo, orientarle y facilitarle la tarea, en este manual de ayudapublicar.com le explicaremos de qué manera debe rellenar cada una de las secciones en las que se divide el capítulo. Le aconsejamos que use un tono didáctico, con la intención de que el lector se interese verdaderamente en el trabajo y pueda apreciar la magnitud del mismo.

En este caso en el que el formato elegido para realizar el trabajo es el de Casos Clínicos, Notas Clínicas, Planes de cuidados o Imágenes Clínicas de Interés, los apartados que comprende son: 

  1. Introducción
  2. Objetivos
  3. Caso Clínico
  4. Discusión-Conclusión 
  5. Bibliografía

Una vez realizado el trabajo de investigación, lo siguiente será encontrar donde publicarlo para poder comunicarlo al resto de investigadores, aumentar el curriculum personal, poder presentar el mérito para puntos en la bolsa de empleo o de oposición. En Cienciasanitaria.es se pueden realizar publicaciones científicas a modo de capítulos de libro, contando todos los libros con ISBN y con certificado de autoría de dicha publicación oficial. También se puede presentar el trabajo como una comunicación científica póster/oral a un congreso

Introducción

Como su propio nombre indica, en este apartado pretendemos dar una idea general sobre qué tema se va a tratar en el capítulo. Podemos explicar cuál es la importancia del tema y/o por qué hemos escogido este tema determinado para realizar el capítulo. 

Algunas recomendaciones para el apartado de introducción son: 

  • Podemos dar una explicación del tema a tratar o formular preguntas a las que intentaremos responder en el transcurso del capítulo.
  • Es factible aludir a la investigación previa realizada, al apoyo bibliográfico novedoso y vigente que hemos empleado, o resaltar el valor académico del texto.
  • Si el tema fuera muy extenso y con ramificaciones de verdadera importancia que pudieran inducir al lector a crearse falsas expectativas, podemos explicar que, por razones meramente de espacio, hemos tenido que limitarnos a seleccionar y escoger los puntos más relevantes del tema. 
  • Podemos hacer referencia a antecedentes conceptuales o históricos para contextualizar el capítulo. 
  • Un pequeño truco consiste en dejar para el final la introducción, puesto que quizá resulte más fácil completarla cuando ya está terminado el capítulo.
  • Se pueden adelantar también de forma breve lo que queremos conseguir a lo largo del capítulo (“en este capítulo estudiaremos, analizaremos la importancia de…”) aunque no debemos confundirlo con exponer los objetivos del mismo ya que hay otro apartado específico para los objetivos. 

 

Ejemplo de Introducción 

Tema: Importancia del lavado de manos para el personal de ambulancias.

El lavado de manos es un procedimiento del que se conoce su efectividad desde hace relativamente poco tiempo. De hecho, recién en 1847 y gracias a un médico húngaro llamado Ignaz Semmelweis, se considera una práctica que puede salvar incontables vidas puesto que, ayuda a prevenir el contagio de innumerables enfermedades.

En el presente trabajo se explicará qué tan importante resulta para el personal que trabaja en las ambulancias realizar una correcta y frecuente higiene de manos, asegurándose así la protección personal, la de los compañeros de trabajo y la de los pacientes que serán trasladados en el vehículo.

Se comentará cuáles son los procedimientos adecuados para este tipo de lavados, qué materiales son necesarios, con qué frecuencia deben producirse, cómo se realiza un lavado de manos correcto y eficaz y porqué esta práctica resulta imprescindible y es parte de la rutina diaria, del personal sanitario en general y del de las ambulancias en particular.

 

Objetivos

En esta sección se deben consignar los objetivos específicos que pretendemos alcanzar con nuestro trabajo, que dependen directamente del título del trabajo que se vaya a desarrollar. Por ejemplo, si el texto se refiere a la importancia del lavado de manos entre el personal de ambulancias, el objetivo principal debe referirse exactamente al tema del que se hablará (“Analizar la importancia del lavado de manos en el personal de ambulancias”)

  • Los objetivos se explican siempre comenzando con verbos en infinitivo, tales como: explicar, definir, especificar, detallar, demostrar, enseñar, ilustrar, etc. seguidos de la información pertinente, que dé al lector una idea cabal lo que pretendemos al hacer el trabajo.
  • Si además del objetivo principal hay objetivos secundarios se debe diferenciar unos de otros, pero para ambos se tiene que usar la fórmula anterior (verbo en infinitivo + datos relevantes). 
  • Los objetivos deben ser claros y concisos, recomendamos no utilizar más de 1 o 2 renglones en la redacción de cada objetivo ni dar explicaciones ni datos concretos del estudio (esto lo dejamos para el apartado de Resultados) 
  • No debemos confundir los objetivos de nuestro capítulo con los que pretende alcanzar la ciencia o la medicina en general relacionada con nuestro tema de estudio, la diferencia estriba en que nuestros objetivos deben ser alcanzables. Por ejemplo, si estamos revisando el protocolo de lavado de manos para evitar la transmisión del Covid-19, no podemos plantearnos como objetivo: “curar la enfermedad del Covid-19”, sino que debemos recurrir a algo más tangible, como puede ser: “explicar el protocolo adecuado de lavado de manos para evitar la transmisión del Covid-19”.

 

Ejemplo de Objetivos

Tema: Responsabilidades de los técnicos de laboratorios de análisis clínicos y de anatomía patológica 

Objetivo principal 

  • Explicar cuáles son las responsabilidades de un técnico de laboratorio

Objetivos secundarios

  • Diferenciar laboratorio de análisis clínicos de laboratorios de anatomía patológica
  • Explicar las funciones de los técnicos en cada tipo de laboratorio.

 

Caso clínico

  • Para comentar un determinado suceso de índole médica o caso clínico se deben consignar los datos en tono impersonal, siguiendo una secuencia lógica de acontecimientos y hablando siempre en tiempo pasado. No se debe escatimar el empleo de terminología médica, con el objetivo de que la descripción de las situaciones y circunstancias mencionadas resulte clara e inteligible para el lector. 
  • Primero se presenta al paciente, de manera anónima solo mencionando edad y sexo; si se considera relevante para la diagnosis del caso, se puede explicitar profesión y/o lugar de residencia (por ejemplo: si vive en zonas de alta contaminación o tiene un trabajo que implica riesgo sanitario). Luego se procede a describir el historial clínico, las cirugías que se le hayan practicado anteriormente, los antecedentes familiares y las patologías previas.
  • En cuanto a la afección actual, que es el centro del caso clínico, se deben consignar todos los datos que resultaron relevantes para el diagnóstico médico: las constantes vitales que se le hayan tomado, dolores (situación, frecuencia y grado), si existen situaciones anómalas (pérdida de visión, afasia), pruebas y exámenes realizados, etc. 
  • A partir de allí se deben explicitar todas y cada una de las pruebas complementarias que se le hayan practicado al paciente: resulta fundamental consignarlas de manera ordenada, explicando una a una el tipo de prueba, tomando en cuenta que las primeras que se le harán serán de índole física: auscultación, comprobación del movimiento, estado de lucidez, etc.
  • Luego deberán enumerarse las pruebas secundarias, ya sean analíticas, placas u otro tipo de examen que el medico haya indicado. Los valores de los resultados obtenidos deben ir acompañado de sus respectivas unidades de medición y de los parámetros máximos y mínimos. Todas estas circunstancias, exploraciones y pruebas constituyen la anamnesis.
  • Para presentar el diagnóstico se intentará transmitir de manera clara y didáctica, cuáles fueron los pasos que llevaron al médico tratante a concluir que el paciente tenía determinada afección, ya sea basándose en el estudio de la sintomatología, en los resultados de las pruebas y/o en la deficiencia o eficacia de los tratamientos elegidos. 
  • No olvidar explicitar qué es lo que pasa con el paciente una vez que el médico lo ha diagnosticado: es dado de alta (con o sin receta de medicación), se indica internación al menos de una noche para observación, es ingresado en planta para ampliar exploraciones, necesita una cirugía de urgencia o un traslado a la UCI o en el peor de los casos, fallece.

Ejemplo de Caso Clínico

Varón de 15 años, sin patologías previas ni antecedentes clínicos de relevancia, se presenta en urgencias quejándose de un fuerte dolor en la ingle izquierda. Tras una exploración física con palpación y auscultación de la zona afectada y preguntado por las circunstancias en las que comenzó el dolor, reconoce que sufrió una caída jugando al futbol. 

El médico le diagnostica sobre estiramiento del musculo pectíneo, sin desgarros ni rotura fibrilar y le recomienda aplicarse calor y una pomada analgésica en la zona afectada, no hacer grandes esfuerzos y si fuera posible, guardar reposo por uno o dos días. Para el caso de que el dolor sea muy agudo, le prescribe un calmante suave que puede tomar a intervalos de al menos 8 horas.

 

Discusión-Conclusión

En esta sección se deben consignar las conclusiones finales que se desprenden del desarrollo del tema. Estas conclusiones pueden basarse en la misma información que sirvió para realizar el trabajo o en la experiencia o el criterio personal del autor. Se debe seguir el mismo procedimiento de realizar una exposición lógica y congruente de cada punto tratado.

Las conclusiones deben tener una ilación, es decir que tienen que emanar de lo que se expuso en las secciones anteriores (especialmente en el de Resultados) y si en algún momento se plantearon preguntas, dudas o interrogantes, es el momento adecuado para dar cumplida respuesta a cada una de ellas.

Es fundamental comprender que el apartado de conclusiones constituye una de las secciones fundamentales de un trabajo académico, por lo que deben redactarse tras una reflexión y poniendo cuidado en los detalles que se consignen. Lo que no puede hacerse jamás es introducir nuevos elementos o bibliografía diferente. 

En este espacio de se debe hacer una síntesis concluyente, destacando las ideas más importantes y los aspectos de mayor relevancia, que se fueron presentando y desarrollando en el transcurso de los demás apartados, y de las posibles interpretaciones que puedan derivarse de las mismas.

Dado que no solo se está ante una conclusión, sino que el espacio también está abierto para la discusión, es fundamental destacar la aportación personal al trabajo, explicitar cuáles aspectos son susceptibles de mejoras, en qué puntos se debe profundizar y nunca está de más, la incorporación de ideas útiles y de sugerencias que puedan resultar aportes constructivos y valiosos.

La importancia de la conclusión se basa en que es una manera de cerrar el círculo que se abrió con la introducción y al que se fueron agregando sucesivos apartados, conformando la sustancia del trabajo académico. 

Dos consejos finales muy importantes: recuerda no repetir ni datos ni ideas que ya han sido consignados y desarrollados e intentar realizar una síntesis que englobe de manera integral a todos los elementos que se han presentado y explicado.

 

Ejemplo de Conclusión

Tema: Lavado de manos entre el personal sanitario y no sanitario de los hospitales

La higiene de manos es resulta ser una medida de prevención fundamental en el ámbito sanitario y una de las medidas más eficaces, para disminuir el riesgo de infecciones en cualquier área. Es por esa razón que todo el personal que trabaja en un hospital, debe saber cómo realizar un correcto aseo de manos y practicar dicho lavado con la frecuencia antes indicada.

Como personal no sanitario de un hospital considero que todas las medidas que se tomen, para prevenir las infecciones sean del tipo que sean, deberían ser bienvenidas, aplaudidas y acatadas por todo el personal hospitalario. 

 

Bibliografía

Se le llama bibliografía al conjunto de obras de todo tipo, que hayan servido de referencia o de base para llevar a cabo una labor escrita. En cualquier circunstancia y con más razón, al elaborar un trabajo académico, resulta de vital importancia hacer un uso ético, legal y responsable de la información que se maneja.

Desde el momento en el que se incluyen referencias bibliográficas se está reconociendo que, determinadas informaciones e ideas pertenecen a otros autores. En el caso de que se cite textualmente un texto ajeno, se debe explicitar la fuente empleada (generalmente en una cita de texto) y mencionar la autoría del mismo.

Dado que hay fuentes que son virtuales porque provienen de Internet y otras que son reales, es decir que están escritas, es fundamental diferenciarlas y citarlas de la manera más correcta, puesto que el objetivo de una bibliografía es que el lector pueda acudir a la fuente mencionada y encontrar la información referenciada con rapidez.

Para citar las fuentes se debe proceder de manera ordenada, no importa cuáles se coloquen primero, sino que lo importante es que no se mezclen y se presenten en bloques, en los que se diferencien claramente las referencias de la información que proviene de internet y la de las ediciones impresas. Las indicaciones para completar el apartado de Bibliografía son las siguientes: 

  • Se deben colocar enumeradas (1., 2., …) y con un punto (.) al final de cada referencia. 
  • No se admitirán términos genéricos como: “Internet”, “Wikipedia” o “Manual de Celadores”. 
  • Cuando se citan fuentes de Internet
  • Se debe copiar la dirección completa que figura en el espacio de búsqueda y que, generalmente comienza por esta sigla: https://. A este código le seguirá el nombre de la página y a continuación se verán sucesivas barras (/) que indican las secciones, subsecciones, etc. consultadas por el autor en cada web. En la mayoría de los procesadores de texto, cuando se copia y se pega esta dirección en el texto y se aprieta la tecla “Enter”, se crea automáticamente un link (un hipervínculo en el que la dirección estará en color azul y subrayada), que lleva a quien cliquee en él, directamente a la página exacta que se estaba citando.
  • Muchos buscadores de los que se utilizan habitualmente sobre publicaciones científicas y médicas (PubMed, Scielo…), ya incluyen en sus propias páginas web un apartado donde indica cómo se debe referenciar cada artículo en cuestión, sólo hay que copiarlo y pegarlo.
  • Cuando se citan fuentes de papel impreso (libros, revistas u otras publicaciones)
  • Se debe explicitar el nombre de la obra (puede ser un libro, una tesis, notas clínicas, revistas, etc.) de donde procede la fuente, el o los autores de la misma, la edición y año de publicación y la o las páginas, en las que se halla la referencia elegida. 
  • Existen dos tipos de formatos para hacer una bibliografía llamados Vancouver y APA. Hay varias diferencias entre ambos estilos. En el APA el titulo se pone en letra cursiva, el año va entre paréntesis e inmediatamente detrás del autor y el último autor se coloca tras la conjunción “y”. En el Vancouver cuando se enumeran más de 6 autores se coloca “et al” para finalizar la lista, el título del documento va detrás del autor y el año de publicación irá precedido de un punto y coma.

 

Ejemplos de bibliografía con normativa APA

  • Para citar un libro en APA se debe consignar: Apellido (uno solo), Inicial del autor (nombre). (Año de la publicación). Título del libro. Lugar de la publicación: Editorial. Ejemplo: Fernández, D. (2007). Membranas celulares. Barcelona: Editorial Kairós.
  • Para un Capítulo en APA se pone: Apellido/s, Iniciales del nombre. (Año). Título del capítulo. En A. A. Apellido(s), Inicial del editor(es). Título del libro (edición y pp. xx-xx). Lugar donde se publicó: Editorial. Ejemplo: Pereira Silva, A. J. (1995). De apéndices y apendicitis. Pérez, J.P. Trastornos digestivos más comunes. (3ª ed., pp. 85-109). Madrid, España Editorial Planeta,
  • Para una revista en estilo APA: Apellido, Iniciales del autor. (Año en que se publicó). Título del artículo citado. Nombre de la revista (va en cursiva), volumen o N.º de edición de la revista. Páginas consultadas. Ejemplo: Flores, A. (1994). Lactancia responsable. Revista Paraguaya de Matronas, 5 (2), 66-79.

 

Ejemplos de bibliografía con normativa Vancouver

  • Para citar un Libro en estilo Vancouver: Autor(es) (si son más de 6 se pone “et al” detrás del ultimo citado). Título del libro. Edición. Lugar de publicación: Editorial; año. Ejemplo: Parente E. Física aplicada a la Medicina. 2º Edición. Punta del Este, Uruguay. Editorial Alfaguara; 2001.
  • Para capítulo en Vancouver: Autor (es) del capítulo citado. Título del capítulo. En: Editor. Título del libro. Lugar de la publicación: Editorial; año. página de inicio y final consultadas en el capítulo. Ejemplo: Guerra L. La demencia senil. Pereiro L. Enfermedades de la cuarta edad. Madrid: Planeta, 2018. 36-45.
  • Para revista en Vancouver: Autor(es). Título del artículo. Abreviatura de la revista (internacional). Año de publicación; volumen (número): citar página inicial – final. Ejemplo: Fiorelli J. Deportes de la tercera edad. Rev. Esp. Invest. Sociol. 2019; 3 26 marzo; 22-25.

Secretaría Técnica

Teléfono: +(34) 649689342

Correo: contacto@cienciasanitaria.es

Horario – Lunes a Viernes: 9h a 14h y 16h a 19h.

Edición Abril (Vol.5 Núm.1 2023)

Fecha máxima para envío de artículos: 3 abril